© 2017 by Ivonne Garrido, Personal Coach, ACC.

Amor y Realidad

October 16, 2017

En Febrero de este año, junto a Andrea Zegarra creamos y entregamos un taller online llamado “¿Cómo amas?”  

 

 

 

Este taller nos llevó a una conversación extremadamente interesante por lo que quería compartir algunos detalles de la experiencia, y también algunas conclusiones (quizás conclusiones es mucha palabra).

 

En este taller, queríamos revisar algunos mitos y realidades que rodean al amor. Ofreciendo algunos simples ejercicios y algunas realidades respecto del amor, queríamos dar ideas a los participantes que pudiesen considerar en sus conversaciones respecto del amor. 

 

También queríamos saber cuales son las creencias, deseos y expectativas de los participantes tenen respecto del amor. Por lo que ese fue el ejercicio 1, les preguntamos ¿qué es el amor?

 

Todos los participantes se sorprendieron con la pregunta y también les causo dificultad encontrar una respuesta coherente respecto del tema, sin embargo palabras como compromiso, libertad, lealtad, opciones, apoyo, compartir y colaboración estuvieron dentro de los conceptos mencionados.

 

Todos estuvimos de acuerdo que hablar del amor no es una cosa fácil, áun más hablamos de enamorarse o estar enamorado como una sensación que vive en el cuerpo o algo mas intelectual,  y muchas veces no consideramos que todos tenemos ideas diferente respecto del amor.

 

Esto es porque el amor es una reacción del cuerpo a una explosión química que sucede en nuestro cerebro. De acuerdo con Scott Edwards, un escritor científico del boletín The Harvard Mohany Neuroscience Institute:  el amor puede ser uno de los comportamientos más estudiados pero menos comprendido.

 

El amor es un concepto universal que difiere en forma y fondo dependiendo de nuestra cultura, y las practicas generales, sin embargo cuando estamos enamorados tenemos reacciones similares en nuestro cuerpo.

 

Más de 20 años atrás, la bióloga-antropológica Helen Fisher estudio 166 sociedades y encontró evidencia de amor romántico – el tipo de amor que nos deja sin respirar y en estado de euforia – en 147 de ellos.

 

El amor actúa en nuestro cerebro elevando la dopamine y norepinephrine desde el  ventral tegmental (sistema límbico– donde el  hippocampus y la amygdala esta ubicadas).

 

En esta región, una serie de funciones son controladas incluyendo las emociones, el comportamiento, la atención, los estados de ánimo, la memoria, el placer y las adicciones … !Sí, esas también! Pero, áun no estamos seguros donde el amor se localiza en nuestro cerebro. Hay muchos estudios que lo vinculan a la insula o al striated nucleus, sin embargo esta información áun no esta confirmada. 

 

 

Como resultado, nuestro cerebro nos hace sentir excitados y nuestros corazones palpitan muy rápido, nos transpiran las manos, nos sentimos incomodos y muchas veces nos sentimos expuestos. Por otro lado, nos sentimos altamente motivados y con un gran deseo de estar con la otra persona.

 

El amor romántico es una emoción simple, como un motor para nuestro cerebro que nos trae toneladas de energía, nos permite enfocar nuestra atención y simplemente nos sentimos felices. Los centros del placer de nuestro cerebro están extremadamente estimulado, ósea nuestro cerebro reacciona reforzando la conexión y el apego.

 

Las personas que están enamoradas muestras altos niveles de serotonin similar a aquellas personas que se muestran con Desorden Obsesivo Compulsivo (OCD). Esta es probablemente la razón de nuestra fascinación y ceguera cuando se refiere al amor romántico.

 

Estas áreas asociadas al romance intenso pueden estar activadas por muchos años, y a pesar que hay componentes psicológicos y fisiológicos en la mezcla, la ciencia áun sabe muy poco acerca de cómo realmente funciona el amor, sin embargo todos sabemos cuando estamos enamorados.

 

Por otro lado, hace unos siglos atras las relaciones de pareja se trataban por razones practicas como la sobrevivencia, o la reproducción; mas tarde fue la colaboración, las finanzas, y el poder. No obstante en la historia, el amor tienen poco que ver con las relaciones de pareja, solo recientemente el amor se ha convertido en la búsqueda de las cualidades que nombre mas arriba y agregando el placer a la mezcla.

 

Pero volviendo al taller, como ejercicio 2 le pedimos a nuestros participante escribir las siguientes frases:

  • Te admiro por …

  • Tú me haces sentir  …

  • He aprendido de ti …

Luego, les pedimos que pensaran en una persona de cual estaban actualmente enamoradas, o alguien del cual estuvieron enamorados y que ya no estaba en sus vidas. Les pedimos que completaran las frases anteriores. Como ejercicio 3, les pedimos que llamaran a esta persona explicándoles el ejercicio y que les leyeran las frases a ellos.

 

Todos enmudecieron sus micrófonos y procedieron a hacer el llamado ¡Tuvieron resultados sorprendentes!

 

Todos reportaron estar extremadamente nerviosos mientras estaban en la llamada; sus voces eran temblorosas y la persona del otro lado de la línea estaba sorprendida. Podían sentir la adrenaline teniendo un efecto en el cuerpo y una sensación de alegría y logro se apoderó de todos ellos.

 

Algunos de los participantes tuvieron respuestas inmediatas y otros se tomaron algunas horas, pero nadie fue indiferente a la llamada.

 

Con los participantes del taller coincidimos que hablar del amor no es fácil, que nos ponemos nerviosos y que es difícil encontrar las palabras para decir lo que nos esta pasando.  Concordamos que en lo que se refiere al amor, nuestros cuerpos reaccionan en forma poco usual - por ponerlo de alguna manera -,que nuestras mentes tratan de hacer sentido de nuestras expectativas, y que nuestras emociones nos dejan derretirnos al punto de la ceguera y la obsesion. 

 

Finalmente, la llamada nos ayudó a todos para entender que es mejor hablar del amor que no hacerlo, que es también un proceso en el cual aprendemos a dejar nuestras expectativas y a enfrentar las realidades, y que las emociones nos llevan a visitar lugares de nuestro cuerpo de una manera única y algunas veces premiándonos.

 

¡Se valiente, enamorate y habla del amor!

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload