© 2017 by Ivonne Garrido, Personal Coach, ACC.

Toma de Decisiones

September 20, 2018

Para muchos de nosotros el proceso de tomar decisiones es más difícil que la decisión en si, con esto quiero decir que el proceso es largo, reflexivo y a veces nos estancamos. Por otro lado la decisión es acción, resolución y avance.

¿Cómo hacer para que el proceso sea corto, activo y no nos detenga?

 

Muchas veces esto tiene que ver con la sobre evaluación de las variables involucradas, ósea queremos que sea la mejor decisión (sin saber bien lo que esto significa), que tenga el menor costo posible (monetario, emocional o espiritual), y no nos queremos equivocar.

 

Tenemos miedo de perder algo que no sabemos bien que es, no queremos arrepentirnos y queremos que esta decisión sea determinante.

 

Es difícil evaluar un futuro que no vemos y que solo suponemos, aún más difícil evaluar resultados sin tenerlos, y como no tenemos claridad respecto de lo determinante en la vida, entonces no sabemos bien que terreno pisamos.

 

Imagínate que es como caminar a ciegas por un camino que no conoces.

 

La toma de decisiones es un proceso no un resultado, tenemos que buscar formas de decidir en completa conciencia y total presencia.

Una buena manera de hacerlo es considerando los valores que te mueven en la vida. Pregúntate que hace que tu vida valga la pena vivirla, que es lo que te hace estar conectado, no solo a ti mismo sino también a quienes amas.

 

Nuestras decisiones nos ayudan a definir quienes somos y como nos paramos en la vida. Cuando decidimos en coherencia (ósea se siente bien en el cuerpo) entonces estamos en el camino que queremos.

 

Esto no significa no tener miedo o no sentirse inseguro, solo significa que el camino de acción, resolución y avance que has decidido tomar, grita al mundo quien eres tú. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload