© 2017 by Ivonne Garrido, Personal Coach, ACC.

Mi Voz

August 30, 2018

Cuando escucho mi voz, parece que fuera otra persona hablando.

 

 Foto de Cristian Newman

 

Tomé una clase en donde grabábamos lo que decíamos. Debo confesar que a mí eso de escucharme me parece una experiencia extraña. Entre que me da pudor y no lo quiero hacer, y por otro lado me da curiosidad, claro que de esas que no quiero saber mucho.

 

Cuando escucho mi voz y lo que digo es como si fuera otra persona. Me escucho pero no parezco yo, ni en lo que digo ni como lo digo.  Después de escucharme varias veces puedo sacar el juicio (parezco una niña, repetí la misma palabra, se me olvido decir, debería haber dicho, etc.) entonces acepto que soy yo la que habla.

 

En oportunidades es una voz sabia, interesante, con fondo y sobre todo con respaldo.  En otras suena tonta, infantil, súper básica y una pura tontera, y bueno también están todas las alternativas intermedias.

 

Sin embargo, he aprendido que escucharme, es como escuchar a otros, y eso si que lo hago. Entonces digo:

 

Haré lo que hago con otros: la trataré con cariño, escucharé sin juicio y pondré intensión de escuchar lo que hay detrás de esa voz.

 

¡Y eso me resulta! Acepto que mi voz es mía, ni sabia ni tonta, ni culta ni ignorante, es una voz que habla y que se deja escuchar.

 

Os invito a escucharos con cariño, sin juicio y con la conciencia de escucharse más allá de la voz. Esto dará paso a la intuición que es esa guía corporal que se nos aloja diciéndonos cosas sin voz, y que no nos deja en paz hasta que nos hacemos cargo. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload