© 2017 by Ivonne Garrido, Personal Coach, ACC.

Beyoncé en Netflix

April 30, 2019

Para mí, Netflix ha llegado a ser no solo una fuente de entretenimiento sino también de ideas e inspiración. En esta oportunidad, me topé con Homecoming, un nuevo documental en donde Beyoncé muestra el proceso de poner al aire las mejores tomas de su aparición en el Festival de Música Coachello 2018.

 

Es un hermosos show, lleno de vida, emociones, sorpresas, tecnología, y arte. Sin saber mucho de ella y movida solo por la curiosidad, me senté a experimentar la sorpresa, ¡Vaya que sí lo fue! En mi mirada, fue una sorpresa no por el show, al cual  no le quiero restar mérito ni nada que se le parezca. Es una puesta en escena magnífica, muy profesional con muchos elementos de diversidad y apertura. En cada detalle, se deja ver intención lo  que hace de este documental sea digno de verse. 

 

Hasta ese momento no sabía mucho de Beyoncé, solo que es una artista muy audaz y que tiene gran popularidad. Pero yo no hablaré de ella en particular en este escrito, mi ánimo acá es contar lo que a mi me paso cuando vi este documental. 

 

Beyoncé es una mujer llena de energía, ideas y que tiene un mensaje que quiere hacer llegar a su público en todo el mundo. Su imagen está muy bien cuidada, y tiene claro lo que quiere mostrare esta hecho con autenticidad y coherencia, desde cómo se viste y baila hasta el trabajo creativo musical. 

 

Me imagino que brandingmarketing harán lo suyo en esto, pero como yo no sé de su historia personal y solo he visto un poco de su trabajo, me quiero remitir a este. 

 

Mientras admiro su trabajo en el documental, los temas que se me aparecen son: mujeres, autenticidad, coherencia, creatividad, talento, osadía, valentía, y madres. 

 

Importantes temas que merecen la atención del mundo.

 

Esto me inspira a pensar en otras mujeres que han logrado encontrar maneras creativas de hacer lo que las mueve y así iluminar a otros. 

 

No hablo de un estéreo tipo de mujer bondadosa, cuidadosa y complaciente, más bien hablo de mujeres rebeldes (lo que Beyoncé me pareció) que mediante su trabajo y dedicación generan espacios de reflexión que nos llevan a mirar al status quo y definitivamente a cuestionarlo.

 

Como las mujeres en las ciencias que lograron entrar en un mundo que no les facilitaba su trabajo como innovadoras y creativas. Como es el caso de Margarita Salas, asturiana nacida en 1938, quien desarrolló su carrera científica en plena dictadura franquista. Junto a Severo Ochoa y un equipo de científicos determinaron la dirección de la lectura de información genética con enormes implicaciones en el estudio del ADN. Margarita encontró un escenario, una audiencia y presentó su trabajo, para que el mundo lo viera.

 

No pude dejar de pensar en los millones de mujeres que sufren los embates de las guerras desde sus hogares en donde su labor se transforma en sostener y reconstruir. para estas mujeres no hay escenarios sin embargo si hay una audiencia mundial, nosotros como audiencia hacemos poco para ayudar.  

 

Sin embargo organizaciones como  Women for Women International fundada por Zainab Salbi y otros socios están apoyando a las mujeres más marginalizadas en países afectados por guerras y conflictos, y ellos se han convertidos en un escenario para ellas. 

 

Otras como Malala Yousafsai quien aboga por el derecho de las chicas a la educación en su tierra natal al norte de Pakistán en donde los Talibanes han prohibido a las niñas atender a la escuela. Ella ha arriesgado su vida por este derecho para otras, y hoy Malala esta al centro del escenario con su mensaje. 

 

Esas mujeres que entran en el terreno del poder masculino, en donde enfrentan desafíos profesionales y también en donde su autenticidad de mujer es cuestionada. Como Marielle Franco, concejal y activista de Río de Janeiro quien dedicó su vida a defender a los más vulnerables y denunciaba el abuso de la policía en los barrios más pobres de la ciudad. Su escenario eran las calles de Rio, marchando y dandole cara a una dura realidad para muchos. En su esfuerzo para hacer que su mensaje fuera escuchado, ella fue asesinada.  

 

Mujeres por la paz, espiritualidad, y derechos humanos son aquellas que han tenido un recorrido de madres de muchos. Son aquellas que ven el mundo con el cuidado del futuro y el impacto del presente. Como Wangari Maathai quien plantó miles de árboles en su querida Kenia para combatir la deforestación y así crear conciencia de lo que estamos haciendo con nuestro planeta. 

 

Podría seguir nombrando a miles que se quedan atrás, pero acá la inspiración tiene relación con lo que vi en el documental; hablare nuevamente de Beyonce.  

 

Beyonce usas el escenario para enviar su mensaje de la manera que ella sabe y que ha perfeccionado, y yo creo que todos podemos hacer lo mismo.

 

Usar el escenario que tenemos para decir nuestro mensaje otros, ese mensaje que nos hace sentido, ese mensaje que cuando se lo decimos a otros resuena en nuestras almas, ese mensaje que nos mueve en lo mas profundo y que la única manera de mantenerlo es actuar. 

 

Nuestro mensaje es importante, posemos compartirlo con nuestra audiencia mundial, participemos en el mundo con lo que sabemos, con lo que tenemos y sosteniendo nuestro mensaje cercano, y también dándoselo a otros. 

 

Sea como sea, tod@s necesitamos valentía para pararnos por lo que queremos. Beyoncé lo hace con su arte, tu haz lo con el tuyo. Tienes el deber de hacer lo tuyo para mejorar lo que no te parece e incrementar tu aporte para otros. 

 

Ponte la música que necesitas y encuentra el ritmo que resuena en ti, y por favor párate en el escenario. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload